• El gobierno mantiene la especulación para fijar fecha de elecciones en la provincia de Jujuy.
  • Sin decirlo abiertamente, el gobernador Morales insinúa que a su gobierno le conviene adelantar.
  • Según la oposición, el costo de esta medida es de 140 millones de pesos y debería ser consensuado entre todas las fuerzas políticas.

¿Está bien que un solo partido político fije las reglas de juego a su conveniencia?

Esta pregunta resuena en casa de gobierno, en la Legislatura y en todas las sedes partidarias de las distintas fuerzas políticas de Jujuy.

El debate surge a partir de los gestos especulativos mostrados por el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Como si fuera algo natural o una decisión privativa de su voluntad, el mandatario dice abiertamente que fijará la fecha de los comicios de acuerdo a lo que más le convenga a su partido, en este caso el frente Cambiemos, conformado por la Unión Cívica Radical y sus aliados.

Morales, incluso, dijo que no le va a adelantar a la oposición el dato y que lo decidirá en función de su 'estrategia electoral'.

Abundando sobre el tema, el gobernador mostró una ficha al señalar que 'tal vez no sea bueno llegar a las elecciones presidenciales con 10 derrotas previas', en alusión a las provincias gobernadas por el peronismo que sí decidieron desdoblar los comicios confiando en derrotar al gobierno.

La naturalidad con la que habla de su estrategia el gobernador contrasta con las críticas de la oposición, quienes señalan que se trata de un tema de interés común a todos los partidos políticos, a los ciudadanos, y no sólo a Cambiemos, aunque detente el poder.

Además de pedirle al gobierno que dialogue y llegue a consensos, le señalan el costo que la jugada demandará a la provincia.

La oposición asegura que, en términos de recursos, adelantar los comicios costaría 140 millones de pesos. La justicia electoral no ha corroborado ese dato.

Además señalan que manejar el tema a voluntad es contradictorio con el discurso de respeto a la institucionalidad que profesa Cambiemos.

La discusión se da además en el marco de un creciente cuestionamiento a la forma en la que los partidos políticos financian sus campañas electorales, algo que en Jujuy sigue siendo un misterio.

La última semana, con el ministro del interior Rogelio Frigerio a su lado, Morales se diferenció de María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, quien decidió unificar la fecha de las elecciones con las presidenciales, para aportarle votos al presidente Mauricio Macri en una eventual contienda contra Cristina Fernández de Kirchner.

'Ya veremos nosotros qué hacemos', dijo el gobernador de Jujuy. En su entorno reconocen que está convencido de adelantar las elecciones en la provincia. Aunque no quiere anunciar todavía. 

Fuente: Jujuy al Momento >> lea el artículo original